Aprender a Debatir

0. Introducción a las falacias contra la relevancia

Cuando te encuentres en un debate, debes procurar que las palabras que utilices tengan relación con el tema sobre el que se está debatiendo. Debes evitar, pues, decir cosas que no tengan que ver con ese tema, pues entonces estarías en otro debate, estarías debatiendo sobre un tema distinto (en el lenguaje cotidiano hay algunas expresiones como salirse por la tangente, irse por los cerros de Úbeda, que se utilizan para señalar esa tendencia). También debes evitar hablar sobre un aspecto distinto del tema que tu oponente ha mencionado en un momento del debate. En definitiva, las palabras que se utilicen en el debate tienen que ser oportunas y no han de desviarse del tema, o del aspecto del tema, que se está tratando.

Dibujo de una señal de prohibición de cambio de sentidoCuando las expresiones que se utilizan no son pertinentes, no son oportunas y se desvían del asunto concreto que se está debatiendo, entonces son expresiones contrarias al criterio de relevancia. Así, por ejemplo, en un debate sobre las "macro-fiestas" hablamos de que nuestro punto de vista es oponernos a las concentraciones de jóvenes para hacer "botellón", entonces nos estamos desviando del tema concreto, pues no en todas las "macro-fiestas" se realiza la práctica del "botellón". En tal caso, la conclusión que podríamos establecer no se referirá a las "macro-fiestas", sino a otro tema: el "botellón".

Cuando se argumenta en contra del criterio de relevancia se cometen una serie de falacias, debido a alguna de las tres situaciones siguientes:

1. Las premisas que se utilizan no tienen en cuenta datos importantes y, en consecuencia, no sirven para apoyar bien la conclusión.

Señal de fondo azul con una letra i blanca en el centro, que indica información

2. Se introducen datos que no tienen que ver con el asunto que se está discutiendo, lo que apoyaría otra conclusión distinta.

Señal de fondo azul con dos flechas que indican dos posibles caminos

3. Aunque se habla mucho, no se introduce ningún dato, produciéndose un razonamiento vacío. Es como si no se hubiese dicho, en el fondo, nada, como si lo dicho fuese humo. En este caso, no se podría establecer ninguna conclusión.

Dibujo de un número cero con ojos

 

VOLVER AL ÍNDICE DE LAS FALACIAS CONTRA LA RELEVANCIA

Grupo Gorgias -2019-

Top Desktop version