Aprender a Debatir

08. Proponer y cuestionar definiciones

Lo esencial es indefinible.
¿Cómo definir el color amarillo, el amor, la patria, el sabor del café?
¿Cómo definir a una persona que queremos?
No se puede.

Jorge Luis Borges

8.A. Introducción

Ornwell, 1984 y la Neolengua

Cartel donde se muestra una cara y se lee (en inglés): El gran hermano te vigilaEn su novela futurista y anti-utópica “1984”, George Orwell nos retrata la, posiblemente, peor de las dictaduras: aquélla que no sólo ha conseguido controlar las acciones y conductas de los ciudadanos, sino también su pensamiento. El régimen ha colocado pantallas que además sirven como cámaras de vigilancia, dentro y fuera de todas las viviendas, con el doble fin de vigilar a los ciudadanos y de aplicarles una continua propaganda a favor del partido único gobernante. En este régimen totalitario, una de las instituciones más importantes es el Ministerio de la Verdad, encargado de crear y distribuir los mensajes que interesa al gobierno. Para romper la resistencia de los ciudadanos, se les bombardea con lemas y mensajes que rompían el sentido común:

LA GUERRA ES LA PAZ

LA LIBERTAD ES LA ESCLAVITUD

LA IGNORANCIA ES LA FUERZA

Pero en 1984 el dominio mental llega hasta el extremo de crear e imponer una nueva forma de nombrar a las cosas: la neolengua. Así, el nuevo lenguaje acabará eliminando cualquier posibilidad de pensamiento libre, o de cualquier pensamiento en general (al fin y al cabo, el principal peligro para cualquier dictador es que los ciudadanos se hagan preguntas y piensen por su cuenta). Bajo la apariencia de objetividad, el fin de la neolengua es ir reduciendo el diccionario, eliminar los matices y los adjetivos calificativos, para reducir paralelamente los límites de lo que somos capaces de pensar. Por ello, afirma Orwell: “En una época de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario”. Reproducimos la lectura de un breve pasaje de la obra1:

Ahora bien, el intento de los gobernantes de controlar el pensamiento de los gobernados es muy antiguo (pensad por ejemplo en la Inquisición), pero alcanzó un nivel diabólico y exorbitante en pleno siglo XX, con la propaganda que los sistemas totalitarios utilizaron con gran eficacia (en esto, tanto valen Hitler y los fascismos, como Stalin y los regímenes comunistas: los nazis llamaron “la solución final” al exterminio de los judíos en los campos de concentración; por su parte, los comunistas radicales llamaron “repúblicas democráticas populares” a sus sistemas tiránicos). Por desgracia, los intentos de ganar ganar poder con esa estrategia de manipular el lenguaje, de maquillar la realidad cambiando las palabras que usamos para nombrar dicha realidad, han llegado a nuestros días y a nuestros gobernantes, como ejemplifica claramente el siguiente video. ¿Seremos víctimas del pensamiento único?

Un caso científico reciente: la definición de planeta

Aunque los científicos pueden conservar algunos conceptos durante cientos de años, también puede ocurrir que su significado sea impreciso o vago (ver la falacia de la vaguedad), lo cual puede llevarles a cambiar la definición de dicho concepto.

Un ejemplo histórico reciente de esta dificultad, procedente del campo de la Astronomía, es el caso de la definición del concepto Planeta. En la antigüedad, los griegos consideraban que un planeta era un objeto celeste vagabundo (etimológicamente "planeta" significa errante), que se desplazaba por los cielos, mientras las estrellas parecían fijas. En esta definición se incluía tanto a Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno (únicos planetas conocidos entonces), como al Sol y a la Luna. En la época de Galileo, una vez planteada la hipótesis heliocéntrica (el sol es el centro y los planetas giran a su alrededor) se incluyó en la lista a la Tierra y se borró de tal lista a la Luna, al descubrirse la existencia de los satélites de Júpiter con el telescopio. En los siglos XVIII y XIX se descubrieron Urano y Neptuno. En 1930, a partir de unas irregularidades descubiertas en la órbita de Neptuno, se descubrió Plutón. Con ello se cerraba la lista de planetas conocidos que orbitan alrededor del Sol.

Imagen donde pueden verse los planetas del sistema solar ordenados por su distancia al sol

A partir de estos descubrimientos se definió el concepto planeta como aquel cuerpo celeste que gira alrededor de una estrella, no tiene luz propia y refleja la luz de la estrella y es mayor que un asteroide. Esta es una definición imprecisa que fue revisada a raíz de los descubrimientos astronómicos. Por eso, en 2006 hubo una reunión de la Unión Astronómica Internacional (UAI), a la que pertenecen la mayoría de astrónomos, para redefinir el concepto de "planeta". Por votación mayoritaria, no exenta de polémica, se decidió definir Planeta como aquel objeto celeste que cumple las siguientes condiciones:

1) tiene una órbita alrededor de una estrella,

2) tiene un tamaño suficiente para poder tener una forma aproximadamente esférica y que

3) tiene despejados los alrededores de su órbita.

Con este nueva definición Plutón se caía de la lista de planetas tradicionales. Para él y para otros cuerpos de similares características, se inventó el concepto de Planeta enano, entendido como aquel cuerpo celeste que no es un satélite pero tampoco es un planeta, ya que, aunque cumple los criterios 1 y 2 antes señalados, no cumple el criterio 3. Las definiciones no solucionan todos los problemas, pero permiten a los astrónomos seguir con su trabajo... hasta que aparezca con el tiempo, quizás, una nueva definición.

En el caso de los textos literarios, las definiciones no son menos importantes, aunque suele sustituirse la precisión y la concisión por una superabundancia de imágenes reveladoras.

Definición del amor

Es hielo abrasador, es fuego helado,

es herida que duele y no se siente,

es un soñado bien, un mal presente,

es un breve descanso muy cansado.

Es un descuido que nos da cuidado,

un cobarde con nombre de valiente,

un andar solitario entre la gente,

un amar solamente ser amado.

Es una libertad encarcelada,

que dura hasta el postrero paroxismo;

enfermedad que crece si es curada.

Éste es el niño Amor, éste es su abismo.

¿Mirad cuál amistad tendrá con nada

el que en todo es contrario de sí mismo!

Francisco de Quevedo

 

Definición de definición

Una definición es una proposición mediante la cual se trata de exponer de manera unívoca y con precisión la comprensión de un concepto o término o de una expresión. Se trata de determinar, de modo claro y exacto, las cualidades esenciales del tema implicado.2

El uso de la definición en el debate

Las dos historias que acabamos de presentar nos muestran la importancia que tienen las palabras y su significado. Decía el filósofo contemporáneo Wittgenstein que "los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo". Las palabras que usamos en el lenguaje definen, pues, la realidad y también vienen a decir mucho acerca de nosotros mismos. El lenguaje que tendrás que manejar en el debate acerca de un tema polémico requiere que dediques un tiempo para aclarar los conceptos fundamentales implicados en el mismo. Por eso mismo, es conveniente que en el debate, a la hora de defender tu punto de vista, o de criticar el punto de vista de tus contrincantes, manejes definiciones adecuadas de los conceptos fundamentales implicados en el mismo.

En el fondo, ten en cuenta que muchos debates se resuelven en el terreno de disputa por la definición de los conceptos, ya que es difícil contar con conceptos claros, rigurosos y precisos. A veces por defecto (vaguedad, falta de claridad) y otras por exceso (polisemia, connotaciones…) lo cierto es que nuestros conceptos presentan una elasticidad, que nos permite contraer y estirar su significado, entrando así en discusión no los hechos (¿qué ocurrió?), sino cómo denominamos dicha realidad. Y no es una cuestión baladí: hay una gran diferencia entre decir “interrupción del embarazo” y “asesinato del futuro ser humano”, ni es lo mismo negociar con el “movimiento de liberación vasco” (como dijo un ex presidente español) que negociar con los “terroristas asesinos de ETA”. Como las palabras encierran valoraciones morales y políticas, su uso y su definición pueden delimitar el destino final de nuestro debate, convirtiéndose en un arma dialéctica de gran importancia. Es crucial evitar que nuestro oponente imponga su versión particular, mostrando que se está utilizando una definición sesgada o interesada de los términos.

Dibujo de un billete de un millón de dólares

El capitalismo: ¿La libertad del que tiene dinero?

Existen diferentes tipos de definición:

1º. Definición etimológica: es aquella que define una palabra remitiéndose al origen de dicha palabra en el tiempo. Este tipo de definición puede resultar muy útil aunque, a veces, requiere de más precisiones y puede dar lugar a argumentaciones falaces. Supongamos el siguiente debate:

A. Vivimos en una época en donde la tiranía ha ido dejando paso, aunque lentamente y con ciertos retrocesos, a la democracia.

B. Pero esto no es democracia. Porque, dime, ¿en qué país de los que conoces gobierna realmente el pueblo?

La argumentación de B es una falacia (ver definición general de falacia) porque da la definición etimológica de "democracia" entendida como "el gobierno del pueblo". Es necesario precisar que siglos después del origen etimológico en Grecia del término "democracia", por este término se entiende ahora el "gobierno del pueblo por medio de representantes"

2º. Definición léxica: es aquel tipo de definición que encontrarás en el diccionario, de forma que nos da el significado comúnmente utilizado por la comunidad de hablantes.

La definición léxica puede ser intensional, extensional o estipulativa:

  • La definición intensional es aquella en la que se hace referencia a las propiedades que ha de tener una cosa para que pueda ser incluida en el conjunto de cosas que caen bajo la palabra que se define. Así, por ejemplo: Isla tiene como definición intensional "porción de tierra rodeada por todas partes por el mar".
  • La definición extensional es aquella que enumera todos los objetos que están incluidos en la clase de objetos a los que se refiere el término. Así, por ejemplo: la definición extensional de Isla incluye: Canarias, Baleares, Islas Británicas, Islandia, Cerdeña, Malta, etc.
  • La definición estipulativa: es aquella definición en la que, aunque existe ya el término con un cierto significado, ahora se le da un nuevo significado, con el fin de establecer un cierto argumento en el contexto de un debate. Así, por ejemplo: "estipulemos ahora que vamos a entender por libertad la ausencia de obligaciones impuestas desde el exterior". Lo cual vale si ambos contendientes en el debate aceptan tal definición, aunque sea provisionalmente, como base de la discusión.

Cartel donde se lee "Revolución Democrática"

3º. Ten mucho cuidado con las llamadas definiciones persuasivas3, que son aquellas en las que la definición se construye con el fin exclusivo de beneficiar a quien la hace, sacando así ventaja en el debate. Aunque tuviera apariencia de ser una buena definición, esconde un modo de definir a medida de quien ha propuesto la definición. Esto es así porque, como hemos dicho, las palabras tienen un colorido (una connotación) que inclina la balanza hacia un lado, rompiendo una cierta neutralidad entre los debatientes.

Estructura de la definición persuasiva

-Afirmamos que A (algo que se desea criticar) es B (una cualidad cargada de negatividad)

Ej.: El aborto es un asesinato de niños (favorece a quienes se oponen al aborto).

-Afirmamos que A (algo que se quiere defender) es o posee B (cualidad considerada positiva)

Ej.: el aborto es un sistema de control de la natalidad (partidarios del aborto).

 


1. Para una descripción más pormenorizada de los principios y rasgos de la neolengua descrita por Orwell, ver el siguiente video

2. es.wikipedia.org

3. Tomás Miranda, El juego de la argumentación, Ediciones de la Torre, pp. 126-128.También Montserrat Bordes (Las trampas de Circe, Cátedra,2011, p. 249-250) la define como la falacia de la definición persuasiva.

Enlace para ir a la página siguiente

Grupo Gorgias -2016-

Top Desktop version