Aprender a Debatir

07. Presentar y objetar propuestas

El fin justifica todos los medios, dijo Maquiavelo.

En política, son los medios los que deben justificar el fin, respondió Albert Camus.

7.A. Introducción

Veamos un fragmento de noticia aparecida en el diario El País1

El País. Ana Carbajosa. Berna. 18 de agosto de 2013

 

DAVID ROTH Impulsor de la iniciativa 1:12 para reducir la brecha salarial

“La gente tiene cada vez más claro que los grandes salarios son un abuso”

El líder de las juventudes socialistas logró que Suiza someta a consulta la diferencia de sueldos.

David Roth es un chico joven, de 28 años, sonriente y con una determinación capaz de poner en jaque a la clase política y empresarial de su país, Suiza. Al frente de los jóvenes socialistas, ha lanzado la polémica iniciativa 1:12, con la que pretende poner coto a los desorbitados salarios de los ejecutivos en su país. La profundidad democrática del sistema político suizo tal vez se lo permita.

Fotografía de David RothCuenta este joven, que ha aparcado sus estudios de historia y filosofía para dedicarse a la política, que todo empezó en 2009. Al poco de que el gran banco UBS fuera rescatado, muchos suizos empezaron a preguntarse por qué los directivos de esa empresa cobraban bonus mientras su banco se hundía. Roth pensó que había que poner un tope; limitar esos pagos y le pareció razonable que ningún empleado de una empresa ganase en un mes más que cualquier otro en un año. De ahí el nombre de la iniciativa, 1:12. Luego recogió las 100.000 firmas necesarias para que su texto llegara al Parlamento.

Hacer propuestas, elaborar y discutir planes de acción económicos y sociales forma parte intrínseca del mundo de la política. Antes de aprobar una nueva ley, el Parlamento analiza sus ventajas e inconvenientes, los obstáculos que pueden plantearse para su puesta en marcha, su utilidad y su ajuste a los principios y valores constitucionales que consideramos importantes.

No sólo los políticos, todas las personas discutimos a diario lo que consideramos que debería hacerse o dejarse de hacer “para arreglar el mundo”. Hay miles de blogs con análisis y propuestas para todos los gustos. Los foros de los periódicos en internet echan chispas discutiendo la bondad o maldad de la última iniciativa del gobierno. Por suerte, no todos se toman tan a pecho esto de hacer propuestas, pues se las puede presentar también con el mejor sentido del humor, como nuestro admirado Goyo Jiménez, quien en el siguiente monólogo propone, ni más ni menos, que suprimir la emisión en horario infantil de unos programas que considera muy perjudiciales para los niños: los dibujos animados.

Este tipo de discurso argumentativo que presenta y discute propuestas se denomina desde Aristóteles deliberación2, palabra que deriva del latín libra, balanza, pues en estas discusiones es común sopesar en los platillos imaginarios de nuestras mentes los pros y los contras que conllevaría tomar una determinada decisión. En realidad, cuando analizamos un acto por sus consecuencias favorables o desfavorables estamos recurriendo a un tipo de argumento llamado pragmático. Existe incluso una corriente ética en filosofía, el utilitarismo, que afirma que debemos valorar las acciones como buenas principalmente por la cantidad de bienestar que produce (o por la cantidad de dolor que evita) al mayor número posible de personas3. Está muy bien, pero los humanos no sólo nos guiamos por el criterio de la utilidad, pues en un momento dado, la eliminación física de una minoría étnica rebelde podría ser útil y beneficiosa para la mayoría de una sociedad, pero nuestro sentido de la democracia nos dice que no es ético utilizar la violencia, la tortura o el asesinato como instrumentos políticos. Bastantes dictaduras hemos tenido ya (y algunos todavía se atreven a justificarlas como útiles para resolver los problemas de la sociedad). Por tanto, muchas veces recurrimos a principios y valores que consideramos superiores a la utilidad (como la justicia, la libertad, la vida o algo tan poco práctico como el amor), para justificar por qué algo debe o no debe hacerse. Esto es lo que se llama el argumento moral o de medios-fines4.

Ilustración de La familia de Pascual Duarte: Pascual corre libre. Puede verse un chico corriendo con los brazos levantados.       Dibujo caricaturesco de dos enamorados

Definición de liberación

Discurso argumentativo en el que se plantea alguna propuesta de acción o proyecto de futuro y se intenta convencer al interlocutor de la bondad y utilidad de sus consecuencias. Con frecuencia, en él se discuten las ventajas y desventajas de tal propuesta, su necesidad para resolver algún problema, así como su legitimidad moral. Ejemplo: ¿debería legalizarse la prostitución? ¿Qué pasaría si bajáramos los impuestos? ¿Cómo acabar con la delincuencia juvenil?

Definición de argumento pragmático

Argumento de estructura condicional (si… entonces…) que conecta una acción o puesta en marcha de un proyecto con la obtención de determinadas consecuencias prácticas, ya sean positivas o negativas. Dichas consecuencias son las que justifican o desaconsejan la realización de tal acción o proyecto. Ejemplo: “A Cataluña no le interesa independizarse de España, porque si lo hiciera, sus empresas perderían gran parte de su negocio”.

Definición de argumento moral o de medios fines

Argumento que justifica nuestro deber de realizar o no una acción o proyecto en base a determinados valores, derechos o fines que consideramos en sí mismos valiosos. A tal efecto, puede discutirse si dicho acto o decisión realmente encarna ese pretendido valor o fin, o bien discutir qué fines o valores deben ser prioritarios frente a otros. “El pueblo catalán tiene derecho a decidir libremente su futuro en un referéndum. La democracia debe estar por encima de las leyes escritas”.

 


1. Puedes ver la noticia original en http://economia.elpais.com/economia/2013/08/18/actualidad/1376857473_822841.html

2. Seguimos aquí el planteamiento de R.G.Damborenea, Uso de razón, http://cuestionaconoceycambia.files.wordpress.com/2012/06/uso-de-la-razc3b3n.pdf

3. http://es.wikipedia.org/wiki/Utilitarismo

4. Algunos autores (Marraud, op.cit. p.274) usan indistintamente el nombre de medios-fines para los argumentos pragmáticos y morales, pues existe una cierta indefinición en este campo debido a las evidentes similitudes. Nosotros hemos preferido separar el argumento pragmático (o de las consecuencias) y reservar los argumentos de medios-fines para las cuestiones normativas o morales, a efectos puramente didácticos.

Enlace para ir a la página siguiente

Grupo Gorgias -2016-

Top Desktop version