Aprender a Debatir

5. Falacia de la composición-división

a. Historias de la falacia de la composición

  • La economía familiar no es la economía de un país

Foto de una mano introduciendo una moneda en una hucha      Imagen donde se observan varios montones de monedas y una gráfica que muestra subidas y bajadas

"La mala metáfora1 —que seguramente habrán escuchado muchas veces— equipara los problemas de deuda de una economía nacional con los problemas de deuda de una familia individual. Una familia que ha asumido una deuda excesiva, cuenta la historia, debe apretarse el cinturón. De modo que si el Reino Unido en su conjunto ha asumido una deuda excesiva (cosa que ha hecho, aunque es, en su mayoría, deuda privada, más que pública), ¿no debería hacer lo mismo? ¿Qué tiene de malo esta comparación?

La respuesta es que una economía no es como una familia endeudada. Nuestra deuda es en su mayoría dinero que nos debemos unos a otros; y lo que es aún más importante, nuestros ingresos provienen principalmente de lo que nos vendemos unos a otros. Sus gastos son mis ingresos y mis gastos son sus ingresos.

¿Y qué pasa si todo el mundo simultáneamente reduce drásticamente el gasto en un intento de pagar lo que debe? La respuesta es que los ingresos de todo el mundo se reducen; mis ingresos disminuyen porque ustedes están gastando menos, y sus ingresos disminuyen porque yo estoy gastando menos. Y, a medida que nuestros ingresos se hunden, nuestro problema de deuda se agrava, no mejora."

  • Bajar los salarios en una empresa no es lo mismo que bajar los salarios en todo el país

"¿por qué2 unos salarios más bajos fomentarían el crecimiento del empleo?

Aquí tenemos una falacia de composición: como los trabajadores de una empresa determinada podrían ser capaces de conservar su empleo aceptando un recorte del sueldo, se podría pensar que podemos hacer que el empleo en general crezca recortando los salarios de todo el mundo. Pero los recortes de sueldo en, por ejemplo, General Motors (GM) han ayudado a mantener los puestos de algunos trabajadores al hacer que GM sea más competitiva que otras empresas cuyos costes salariales no se han reducido. No se produce un beneficio comparable cuando se reducen los salarios de todo el mundo al mismo tiempo."

  • Foto de las gradas un estadio de fútbolLa primera fila en un espectáculo deportivo

Samuelson, premio Nobel de Economía, decía sobre "la falacia de la composición": en un espectáculo deportivo, los espectadores de la primera fila se ponen de pie y obligan a los de los de las filas siguiente a hacer lo mismo, luego a subirse al asiento y al final a ponerse, además, de puntillas. Si una fila ve el espectáculo deportivo, esto no significa que todos vean el espectáculo deportivo.

b. Historias sobre la falacia de la división

  • El agua y sus componentes

Dibujo de una molécula de aguaEl agua, formada por oxígeno e hidrógeno, es líquida entre los 0º C y los 100º C, gracias a que su geometría singular permite que el oxígeno quede con una leve carga negativa y los hidrógenos con leves cargas positivas. Entonces, hidrógenos y oxígenos de diferentes moléculas se atraen levemente a través de los llamados puentes de hidrógeno. Sin embargo, aunque el agua (como un todo molecular) es líquida, el oxígeno y el hidrógeno (como átomos que la componen) no son líquidos a temperatura ambiente. Es decir, ambos elementos por separado, en condiciones normales, no se presentan en estado líquido, sino gaseoso. El oxígeno se convierte en gas a partir de los –183 ºC y el hidrógeno a –252, 9º C. Por tanto, las propiedades del todo (el agua) no se trasladan a sus componentes (el oxígeno y el hidrógeno, por separado).

  • Ganar la guerra no significa haber ganado cada batalla

Foto de una escultura donde aparece un soldado griego sobre su caballo en una batalla      Dibjo de una galera

Son famosas las guerras entre los griegos y los persas en la antigüedad, conocidas como las guerras médicas. Los vencedores de estas guerras, que tuvieron lugar en tres fases, fueron los griegos, quienes defendieron sus territorios frente a los ataques del imperio Persa. Ahora bien, no puede decirse que los griegos, vencedores de las guerras, fueran los ganadores de todas las batallas que se produjeron en las mismas: haber ganado las guerras no significó ganar cada una de las batallas. Así, por ejemplo, al comienzo los griegos fueron derrotados, y sus territorios pasaron a ser parte del imperio persa, aunque lo derrotaron en la batalla de Maratón. Los griegos fueron derrotados, más tarde, en la batalla de las Termópilas, aunque vencieron en la batalla naval de Salamina. La derrota final de los persas tuvo lugar cuando los griegos fundaron la liga de Delos. Después de derrotar a Artajerjes I, obligaron a los persas a desistir de atacar Grecia. Los griegos ganaron, pues, la guerra aunque no todas las batallas.

  • La pelea de los hijos del labrador

Foto de un haz de mimbre"Los hijos de un labrador3 se estaban peleando. Este, a pesar de sus muchas recomendaciones, no conseguía con sus argumentos hacerles cambiar de actitud. Decidió que había que conseguirlo con la práctica. Les exhortó a que le trajeran un haz de varas. Cuando hicieron lo ordenado, les entregó primero las varas juntas y mandó que las partieran. Aunque se esforzaron no pudieron; a continuación, desató el haz y les dio las varas una a una. Al poderlas romper así fácilmente dijo: Pues bien, hijos, también vosotros, si conseguís tener armonía seréis invencibles ante vuestros enemigos, pero si os peleáis, seréis una presa fácil". En este texto de Esopo se refleja que las propiedades del todo (en este caso, la dureza de un haz de varas, que dificulta que pueda partirse) no puede aplicarse a cada una de las partes del todo (en este caso, a cada una de las varas). De la premisa "El haz de varas es irrompible" no se puede seguir "La vara es irrompible".

Hoy en economía se habla de SINERGIA (= energía común): varias empresas trabajando coordinadas para elaborar y vender un producto obtienen mejores resultados que cada una de ellas funcionando por separado.

c) Definición

Las falacias de la composición y la división son dos tipos de falacias que tienen que ver con la relación entre una totalidad y las partes que la componen (relación todo-partes).

En el caso de la falacia de la composición, lo que se pretende es que, en la conclusión, el todo tiene que tener las mismas propiedades que tienen las partes que lo componen.

Esquema de la falacia de la composición

Las partes que componen un conjunto tienen la propiedad X

Por tanto, el conjunto tiene la propiedad X

Dibujo de una naranja      Foto de un plato con rodajas de naranja

  • Ejemplo: "Si cuenta con futbolistas de gran calidad, el equipo de fútbol tendrá gran calidad".

(Sin embargo, el que un equipo de fútbol tenga grandes jugadores no es garantía de que, como equipo, esos jugadores se entiendan bien en el terreno de juego, dando como resultado un gran equipo.)

  • Otro ejemplo: "Si el cloro y el sodio son productos venenosos, entonces el cloruro sódico (la sal) es un producto venenoso"

(Sin embargo, aunque no se nos ocurre tomar cloro o tomar sodio directamente, sí tomamos sal, como condimento de las comidas, porque la sal no es venenosa).

  • Otro ejemplo: "Si se reducen los salarios en una empresa, se asegura su mantenimiento; por tanto, si se reducen los salarios de todas las empresas, se asegura el mantenimiento del conjunto de las empresas de un país".

No obstante, hay veces en las que no se produce la falacia de la composición. Por ejemplo: "Si las células de un ser tienen vida, el ser tiene vida".

En el caso de la falacia de la división ocurre a la inversa: lo que se pretende es que, en la conclusión, las partes que componen un todo tiene que tener las mismas propiedades que tiene el todo.

Esquema de la falacia de la división

El todo tiene la propiedad X

Por tanto, las partes que componen el todo tienen la propiedad X

  • Ejemplo: "Si un país es rico, sus habitantes son ricos"

Imagen donde aparecen diversas piezas sueltas de un puzzle(Sin embargo, ocurre que en los países ricos también hay personas pobres o muy pobres, pues la riqueza se mide de forma estadística: que un país tenga, por ejemplo, 40.000 dólares de renta per cápita no significa que cada uno de sus habitantes tenga esa riqueza. Puede haber millonarios y personas que no tengan nada).

  • Otro ejemplo: "Es un novelista fabuloso, así que todas sus novelas serán fabulosas"

(Puede ocurrir, no obstante, que alguna de sus novelas hayan sido obras fallidas, cuyo nivel literario no sea tan elevado como el resto de sus obras).

No obstante, hay veces en que no se produce la falacia de la división: "Si el imán tiene propiedades magnéticas, al partirlo en trozos, cada trozo tiene propiedades magnéticas".

Medicina contra las falacias de la composición y de la división: Trata de mostrar que, en el caso de la falacia de la composición, las propiedades de las partes no pueden trasladarse al todo. En otras palabras, que el todo tiene propiedades distintas a las partes que lo componen. En el caso de la falacia de la división, trata de poner de manifiesto que las propiedades del todo no pueden distribuirse a las propiedades de cada una de las partes que lo componen. En otras palabras, que las partes tienen propiedades distintas al todo.

 


1. Fragmento del artículo de Paul Krugman: "El programa de la austeridad", El país, 3 de Junio de 2012.

2. Fragmento del artículo de Paul Krugman: "La doctrina de Mellon" El país, 3 de Abril de 2011.

3. Esopo, Fábulas, Gredos, Madrid, 1979.

VOLVER A FALACIAS CONTRA LA SUFICIENCIA

Grupo Gorgias -2016-

Top Desktop version