Aprender a Debatir

2. Falacia de la vaguedad

a. Historias sobre la falacia de la vaguedad: El grano de arena, el montón y la calvicie

Supongamos que tenemos un grano de arena. La mayor parte de la gente no diría que tenemos un montón de arena. ¿Qué pasaría si tuviésemos dos granos de arena? ¿Y tres?, ¿Y quince? ¿Y cien mil granos de arena? ¿Y un millón? La mayor parte de la gente diría que si tenemos un millón de granos de arena podemos decir que, entonces, tenemos un montón. La cuestión que se nos plantea es cómo determinar que si tenemos n granos de arena no tenemos un montón y, sin embargo, si tuviéramos n+1 granos de arena, ¿entonces ya tendríamos un montón?

Foto de la arena de una playa       Foto de la coronilla de un hombre       Dibujo de granos de arena colocados en filas y separados entre sí

Por otra parte, pocas personas dirían que si una persona sólo tiene un pelo en la cabeza no es calvo. Tampoco muchas dirían que si una persona tiene un millón de pelos en su cabeza es una persona calva. Sin embargo, podríamos decir que si una persona tiene un millón de pelos en la cabeza no es calvo. Si le quitamos un pelo, seguirá sin ser calvo. Lo mismo que si le quitamos dos, o tres, o mil. Pero ¿y si le quitamos novecientos mil novecientos pelos? ¿Nos atreveríamos a decir que no es calvo? ¿Cuántos pelos exactamente hemos de quitar a una persona que no es calva para que lo sea?

b. Definición

En el lenguaje natural que utilizamos existen términos imprecisos, con un significado que no está definido con total exactitud. Son términos que se refieren a propiedades que las cosas tienen en diferente grado, tales como "alto", "calvo", "bello" o "frío". Así, por ejemplo, no podemos determinar con exactitud cuántos pelos le faltan a alguien para ser considerado "calvo", o cuántos grados tiene que tener una bebida refrescante para ser considerada "fría". A tales términos se les denomina vagos. Aunque los usamos en bastantes ocasiones sin problemas, puede ser que el uso de alguno de los términos vagos que contiene el lenguaje natural no sea adecuado cuando estamos argumentando, ya que puede conducirnos a construir argumentos falaces.

Foto de dos rascacielos tomada desde el suelo       Foto de un vaso con hielos y un termómetro en su interior       Dibujo de un hombre de color con una bata blanca

  • Veamos un ejemplo de argumentación falaz al emplear algún término vago:

"Una persona que nunca ha pilotado un avión es un piloto inexperto. Si un piloto inexperto pilota un avión durante una hora sigue siendo un inexperto. Dibujo cómico de un águila vestida de pilotoLo mismo pasará aunque pilote dos horas, o tres, o cuatro… Por tanto, por muchas horas que pilote una persona, seguirá siendo un piloto inexperto. Por tanto, mejor no viajes en avión"

Este argumento es un ejemplo de falacia de la vaguedad, que usa un término vago como "inexperto". Lo que pretende el argumento es que no es posible establecer con exactitud la diferencia entre "pilotoinexperto" y "pilotoexperto", es decir, que no podemos determinar con exactitud cuántas horas de vuelo ha de tener un piloto para dejar de ser "inexperto" y pasar a ser considerado "experto". Obviamente, si un piloto inexperto pilota un avión durante una hora, lo seguirá siendo. Sin embargo, la acumulación de muchas horas de vuelo, aunque no podemos saber con exactitud cuántas, sí lo convertirían en un piloto experto.

"Sólo porque una persona no recicle la basura, no se va a destruir el planeta. Tampoco, si son dos o tres personas. Por tanto, no importa que la gente no recicle la basura porque ello no afectará al futuro del planeta".

Imagen formada por un mosaico de fotos de personasEn este argumento se ha introducido la vaguedad. Puede que lo que una persona haga no afecte para nada al planeta. Puede que lo que una segunda persona haga tampoco influya en el futuro del planeta. Lo mismo que si no reciclan tres, cuatro, quince o cien personas. ¿Podríamos decir lo mismo en el caso de que no reciclen un millón, diez o cien millones de personas? El término "la gente"1 es vago porque no indica cuántas personas incluimos en él. La conclusión sería correcta si incluyéramos un número pequeño de personas (diez, cien o mil), pero sería incorrecta si fuese un número muy elevado (diez, cien o mil millones).

Medicina contra esta falacia: El modo de mostrar que se está cometiendo esta falacia es detectando algún término vago que pueda incluirse en un razonamiento y que impida establecer la conclusión a partir de unas premisas dadas.

 


2. Según el Diccionario de la Real Academia Española, por "gente" puede entenderse una pluralidad de personas, aunque no se especifica cuántas personas forman dicha pluralidad. Aunque menos usado, puede utilizarse gente para referirse a una nación. En este caso estaríamos hablando ya de millones de personas.

VOLVER A FALACIAS CONTRA LA CLARIDAD

Grupo Gorgias -2016-

Top Desktop version