Aprender a Debatir

5. Retorsión del argumento contrario

a. Historias sobre la retorsión argumentativa

  • Devolver la pelota

Dibujo en blanco y negro donde se muestra la figura de un tenista devolviendo una pelotaA veces1, en medio de un partido, el tenista puede sentir que simplemente está devolviendo bolas como si fuera la pared de un frontón y que todos esos golpes en realidad no están haciendo daño a su rival y por lo tanto no le están aproximando al triunfo. Pero está equivocado si piensa así, porque cada vez que la pelota sale despedida de su raqueta, pueden ocurrir cientos de cosas: bien es cierto que la pelota puede quedarse en la red o salirse fuera de los límites de la pista, pero también es verdad que puede alcanzar un efecto increíble que deje clavado a su rival, que busque de forma desesperada tocar la línea para deslizarse por ella hasta donde el otro sea incapaz de llegar... Pueden ocurrir cientos de cosas, pero lo único seguro es que si no devuelve ese golpe, el punto habrá acabado.

  • El maestro de retórica y su alumno

Córax de Siracusa, fue un orador del siglo V a. C. Cuando en Siracusa se sustituyó la tiranía por la democracia. Sus ciudadanos empezaron a ir a los tribunales para recobrar las tierras que les había arrebatado el tirano. Necesitaban entonces mejorar su capacidad de hablar en público para persuadir al jurado y vencer en los juicios que se celebraron. Algunos, como Córax, se especializaron en el arte de la retórica y empezaron a enseñarlo a cambio de una compensación económica. Según la leyenda, Córax pidió a su alumno Tisias que le pagara por sus lecciones, a condición de que ganara su primer pleito. En caso de perderlo, Córax no cobraría sus honorarios, ya que entonces sus clases se habrían mostrado ineficaces. Tisias, para no tener que pagar a Córax, no aceptaba la defensa de ningún cliente, por lo que Córax presentó una demanda contra Tisias, lo que hizo que ambos fueran a juicio.

Foto de un montón de monedas sobre una mesa

Córax dijo: O ganas este pleito o lo pierdes. Si lo pierdes deberás pagarme por haberlo perdido. Si lo ganas, también deberás pagarme, como prometiste hacerlo al ganar tu primer pleito.

A lo que Tisias contestó aceptando su premisa, pero variando la conclusión: O gano este pleito o lo pierdo. Si lo gano, no tendré que pagarte al darme el juez la razón. Si lo pierdo, no habré ganado aún mi primer juicio, por lo cual tampoco estaré obligado a pagarte.

b. Definición

Señal de tráfico con fondo azul que indica un cambio de sentido

Esta estrategia retórica consiste en darle la vuelta al argumento introducido por el contrincante con la finalidad de que se vuelva contra quien lo ha empleado. Es decir, parte de la aceptación de las premisas aunque termina estableciendo una conclusión diferente. Se trata de una estrategia que solo constituye un efecto retórico y no llega a refutar lógicamente el argumento del contrincante.

  • Ejemplo:

Dibujo de una señal de tráfico triangular con borde rojo que muestra a dos niños corriendo con sus carteras, advirtiendo sobre la presencia de niños en la calzadaA: La educación es muy compleja. Tratándose de la educación de los niños habremos de tener una paciencia infinita.

B: Estoy de acuerdo en que la educación de los niños es muy compleja. Por eso mismo, lo mejor es una educación basada en normas rigurosas. Como el árbol, el niño ha de ser enderezado desde los primeros momentos.

(B utiliza la retorsión del argumento de A. Acepta sus premisas (la complejidad de la educación, la niñez) pero establece una conclusión diferente. El problema es que B no ha refutado desde el punto de vista lógico el argumento de A (la paciencia como base de la educación de los niños). No ha mostrado, por ejemplo, las consecuencias negativas de usar la paciencia como método educativo con los niños. Por otra parte, tampoco aporta razones para apoyar su punto de vista. El punto de vista de B es un mero ejercicio de estilo para ganarse a la audiencia, sin recurrir en modo alguno a la lógica).

Medicina contra esta estrategia contaminante: Indica que tu contrincante ha efectuado un simple efecto retórico y que no ha llegado a refutar el argumento que le habías presentado. Indica que primero debe refutar tu argumento y después, si quiere, puede aportar el suyo.
Sería como decir: bueno, tú no has destruido mi tesis, sólo has puesto en pie, frente a ella, otra tesis que puede tener la misma validez que la mía (en la medida en que se basa en las mismas premisas). Pero esto no demuestra que lleves razón, sino que debes seguir buscando razones en contra de mi posición. Busca razones de peso alternativas, porque tú no las has dado, sólo has demostrado que se pueden volver mis argumentos contra mí mismo, pero eso no indica que mi postura sea equivocada. Atácala primero y luego muestra que tu postura es mejor.


1. Fragmento tomado de valbaresdixit.blogspot.com

VOLVER A ESTRATEGIAS CONTAMINANTES

Grupo Gorgias -2016-

Top Desktop version